1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Biografía corta de Álvar Núñez Cabeza de Vaca

  Biografías Cortas
Álvar Núñez Cabeza de Vaca

Álvar Núñez Cabeza de Vaca

Nombre real: Álvar Núñez Cabeza de Vaca
Fecha de nacimiento: 1490
Lugar de nacimiento: Jerez de la Frontera, Cádiz (España)
Fallecimiento: 27 de mayo de 1559, Sevilla (España)
¿Quién fue Álvar Núñez Cabeza de Vaca?: Explorador, descubridor y conquistador español

Breve biografía de Álvar Núñez Cabeza de Vaca

Nieto de Pedro de Vera, conquistador de las Islas Canarias, el explorador Álvar Núñez Cabeza de Vaca nació en 1490 en Jerez de la Frontera, Cádiz, al sur de España, en el seno de una noble y acaudalada familia.

Fue tesorero mayor de la expedición española, bajo las ordenes de Pánfilo de Narváez, que partió de España en junio de 1527 con cinco naves y 600 hombres con la misión de establecer una colonia en la Florida, en 1528 llegó a lo que ahora es Tampa Bay, Florida (América del Norte). En septiembre, todos menos 60 hombres habían perecido; llegó a la costa cerca de lo que hoy es Galveston , Texas. De este grupo, solo 15 estaban vivos en la primavera siguiente, y finalmente solo quedaron Núñez y otros tres hombres. Los sobrevivientes vivieron entre los indios nativos de la región sirviendo como esclavos para ser atendidos por ellos durante cuatro años, y Cabeza de Vaca se forjó papeles como comerciante y sanador en la comunidad.

En 1532, él y los otros tres miembros sobrevivientes de la partida original partieron hacia México, donde esperaban encontrarse con otros representantes del imperio español. Viajaron por Texas, y posiblemente lo que ahora es Nuevo México y Arizona, antes de llegar al norte de México en 1536, donde se encontraron con otros españoles que se hallaban en la región para capturar esclavos. Cabeza de Vaca deploró el trato de los exploradores españoles a los indios, y cuando regresó a su país en 1537 abogó por cambios en la política de España.

Después de un breve período como gobernador de una provincia en México, se convirtió en juez en Sevilla, España, cargo que ocupó durante el resto de su vida.

Biografía de Álvar Núñez Cabeza de Vaca

Álvar Núñez Cabeza de Vaca nació alrededor de 1490 en Jerez de la Frontera, Andalucía, región situada al sur de España. Nieto de Pedro de Vera, sus padres murieron cuando él era pequeño, por lo que se mudó con una tía y un tío, viviendo una niñez bastante cómoda. Durante su adolescencia fue nombrado chambelán de la casa de una familia noble, y más tarde sirvió a la familia en una guerra en Italia donde luchó con distinción. Volvió a España en 1521 y se alistó como oficial del ejército de la corona española.

Expedición de Pánfilo de Narváez

En el verano de 1527 Cabeza de Vaca se embarcó con otros seiscientos hombres que junto a Pánfilo de Narváez se habían reunido para explorar la Florida . A causa de un huracán y problemas logísticos Narváez aterrizó en la actual Tampa Bay con sólo la mitad de su fuerza original y un puñado de suministros. Cuando le preguntó a sus principales hombres qué hacer a continuación, recibió dos respuestas. Cabeza de Vaca le instó a permanecer cerca de la costa y a su nave para que la expedición pudiera regresar a Cuba. Otros, sin embargo, apelaron al aspirante a conquistador a marchar tierra adentro y buscar tesoros. Alentados por la última opción, Narváez llevó a la mayoría de sus hombres al interior, mientras que los otros se quedaron en el barco y se les ordenó navegar a lo largo de la costa.

La partida pronto se encontró con algunos indios a quienes obligaron a encontrar un suministro de maíz para los hambrientos españoles. La cantidad de oro que los exploradores vieron en el pueblo les sorprendió, y los habitantes les informaron que en una tierra cercana llamada Apalache encontrarían todas las riquezas que podrían desear. El jefe local también esperaba utilizar a los españoles para atacar a la jefatura rival, pero algo sucedió para cambiar la idea de los indios. Una noche emboscaron a un grupo de españoles y la mañana siguiente los indios abandonaron su aldea. Obligados a depender de guías capturados, Narváez se puso a buscar Apalache, un lugar que esperaba poder competir con los aztecas en el esplendor y la riqueza. Cuando llegaron al cacicazgo, fueron atrapados inmediatamente en una emboscada. Después de que los españoles derrotaron a los apalaches, encontraron cuarenta casas y grandes cantidades de maíz, pero no oro. En el pueblo vecino no tuvieron tanta suerte porque los indios habían quemado todo hasta los cimientos. La enfermedad, el hambre y las emboscadas habían cobrado un precio en el grupo expedicionario, y regresaron a la costa para unirse al barco con suministros. Por alguna razón, el barco no estaba por ningún lado, así que Narváez eligió construir nuevas naves para llevar a los hombres a México. Dos meses después, la abigarrada flota zarpó.

Navegando en el Golfo de México

Los barcos construidos por Narváez navegaron en el Golfo de México durante meses. En una ocasión, los indios invitaron a los hombres a la costa, pero mientras dormían, un ataque los despertó. Después de varios ataques y contraataques, los españoles exigieron el regreso de los hombres que habían sido capturados. Los indios se negaron a devolver a los cautivos, por lo que los sobrevivientes regresaron al mar donde una tormenta disolvió la flota. Algunas embarcaciones se hundieron o se estrellaron en la costa este de Texas, y las tripulaciones hambrientas se ahogaron, fueron asesinadas por los indios o reducidas por el canibalismo antes de morir. La tripulación de Cabeza de Vaca se encontraba varada en una playa y se rindió a un gran grupo de indígenas Coahuiltecos armados con arcos y flechas que les llevaron comida. «Son personas muy generosas» escribió Cabeza de Vaca, «compartiendo todo lo que tienen con otros».

Esclavo y Sanador

Los Coahuiltecos arcaicos que cazaban y recolectaban esclavizaron a Cabeza de Vaca. Le molestaba su tratamiento y planeaba huir a una tribu vecina. Poco a poco se encontró con otros tres supervivientes de la expedición, todos los cuales vivían como esclavos en diferentes bandas. Su situación dispersa, así como su condición de humildes, dificultaban planificar un escape, y en varias ocasiones se frustraron en sus esfuerzos. Finalmente escaparon a una tribu cercana que dio la bienvenida a los cuatro hombres como sanadores. Su reputación se extendió, y se dirigieron lentamente hacia el sur y hacia el oeste, quedándose con diferentes tribus y trabajando sus curas milagrosas.

Encuentro con los españoles

A fines del invierno de 1536, Cabeza de Vaca se encontró con cuatro españoles montados a caballo. Éstos quedaron atónitos al ver a Cabeza de Vaca como un vagabundo desaliñado, pero lo llevaron a él y a los demás a una pequeña ciudad, Nueva Galicia. A instancias del comandante militar local, Cabeza de Vaca convocó a los indios con los que había estado viviendo, sin sospechar las intenciones del comandante. Cabeza de Vaca escribió, «tuvimos muchos altercados con los cristianos, porque querían hacer esclavos de los indios que habíamos traído…» Un enojado Cabeza de Vaca envió a los indios a casa, y él y sus hombres fueron a su vez enviados bajo vigilancia a México. Las historias que contaron asombraron a los funcionarios imperiales.

Mapa del itinerario de Alvar Núñez Cabeza de Vaca

Regreso a España

Cabeza de Vaca descansó en México durante varios meses antes de regresar a España en 1537. A su llegada, comenzó a componer y editar sus memorias. Basado en su experiencia, el Rey Carlos V lo puso a cargo de una expedición para explorar el Río de la Plata en América del Sur.

En diciembre de 1540 embarcó nuevamente hacia América. El camino hasta Asunción también tuvo sus percances: naufragando en costas brasileñas y demorándose casi un año en alcanzar su destino. En el trayecto, donde se produjeron varios combates y negociaciones con los indígenas, tuvo la confirmación de la muerte de Ayolas y se topó con una maravilla: las cataratas del Iguazú.

Llegó a Asunción el 11 de marzo de 1542. Allí lo recibió Domingo Martínez de Irala, hombre astuto y codicioso cuyo único objetivo era apropiarse de las riquezas de las «Sierras del Plata» en la región andina y ser confirmado como Gobernador (precisamente, el puesto de Cabeza de Vaca).

Su mandato como gobernador de la región reflejó las lecciones que había aprendido de sus viajes, ya que inmediatamente buscó terminar con los colonos que abusaban de los indios. Tales medidas, sin embargo, fueron impopulares, y los colonos se rebelaron en 1544 y pusieron a Cabeza de Vaca en un barco de regreso a España, donde enfrentó varios pleitos y la abierta hostilidad del gobierno real. En 1551, la Corona le prohibió regresar al Nuevo Mundo, y aunque lo absolvieron de sus cargos e incluso, en 1552, fue nombrado juez del Tribunal Supremo en Sevilla, murió como un hombre quebrantado y difamado alrededor de 1559. Sus memorias, sin embargo, son uno de los documentos más importantes en la historia primitiva de los Estados Unidos de América, porque Cabeza de Vaca registró la vida como en una región que no sería colonizada hasta tres siglos después.

Película «Cabeza de Vaca»

En 1991 se estrenó una película de género «drama histórico» en homenaje a Cabeza de Vaca basada en los escritos del explorador español e inspirada en el libro Naufragios.

El film de 112 minutos de duración está considerado como una de las mejores películas del cine mexicano de todos los tiempos.

Dirigido por Nicolás Echevarría narra las peripecias del conquistador Álvar Núñez Cabeza de Vaca durante la expedición de Pánfilo de Narváez a América del Norte con todo lujo de detalles en lo que fue su trayectoria por el Nuevo Mundo hasta su regreso a España.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.