1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Biografía corta de Frida Kahlo

  Biografías Cortas
Frida Kahlo

Frida Kahlo

Nombre real: Magdalena Carmen Frieda Kahlo y Calderón
Fecha de nacimiento: 6 de julio de 1907
Lugar de nacimiento: Coyoacán (México)
Fallecimiento: 13 de julio de 1954 en Coyoacán (México)
¿Quién fue Frida Kahlo?: Pintora mexicana

Breve biografía de Frida Kahlo

Frida Kahlo, también conocida por su nombre completo de casada Frida Kahlo de Rivera y cuyo nombre original era Magdalena Carmen Frieda Kahlo y Calderón, nació el 6 de julio de 1907 en Coyoacán, México, y murió el 13 de julio de 1954 en la misma ciudad que la vio nacer, Coyoacán.

Kahlo fue una reconocida pintora mexicana por su yo inflexible y brillantemente coloreado de retratos que tratan temas tales como la identidad, el cuerpo humano y la muerte. Aunque negó la conexión, a menudo se la identifica como surrealista . Además de su trabajo, Frida Kahlo era conocida por su relación tumultuosa con el muralista Diego Rivera con quien se casó en 1929, se divorció en 1939 y se volvió a casar en 1940.

Biografía de Frida Kahlo

Kahlo nació del fruto del matrimonio de un padre alemán de ascendencia húngara y una madre mexicana de ascendencia española e indígena. Más tarde, durante su carrera artística, Kahlo exploró su identidad al describir con frecuencia su ascendencia como binarios opuestos: el lado colonial europeo y el lado indígena mexicano. Cuando era niña, sufrió un ataque de polio que la dejó con una leve cojera, una dolencia crónica que soportaría a lo largo de su vida. Kahlo era especialmente cercana a su padre, que era un fotógrafo profesional, y con frecuencia lo ayudaba en su estudio, donde adquirió una gran atención por los detalles. Aunque Kahlo tomó algunas clases de dibujo, estaba más interesada en la ciencia, y en 1922 ingresó en la Escuela Nacional Preparatoria en la Ciudad de México.con un interés en eventualmente estudiar medicina. Mientras estaba allí, conoció a Diego Rivera, quien estaba trabajando en un mural para el auditorio de la escuela.

Accidente de autobús en su juventud

En 1925, Kahlo estuvo involucrada en un accidente de autobús, que la lastimó tan gravemente que tuvo que someterse a más de 30 operaciones médicas en su vida. Durante su recuperación lenta, Kahlo comenzó a pintar de forma autodidacta, leyendo con frecuencia y estudiando el arte de los Viejos Maestros. En una de sus primeras pinturas, Autorretrato con un vestido de terciopelo (1926), Kahlo se pintó a sí misma contra un fondo oscuro con olas estilizadas. Aunque la pintura es bastante abstracta, el modelado suave de Kahlo de su rostro muestra su interés en el realismo. La mirada estoica tan frecuente en su arte posterior ya es evidente, y el cuello y los dedos exageradamente largos revelan su interés en el pintor manierista Il Bronzino . Después de su convalecencia, Kahlo se unió al Partido Comunista Mexicano (PCM), donde coincidió con Diego Rivera una vez más. Ella le mostró parte de su trabajo, y él la animó a seguir pintando.

Matrimonio con Diego Rivera y viaje a los Estados Unidos

Poco después de casarse con Rivera en 1929, Kahlo cambió su estilo personal y de pintura. Ella comenzó a usar el vestido tradicional de Tehuana que se convirtió en su marca registrada. Consistía en un tocado de flores, una blusa suelta, joyas de oro y una falda larga con volantes. Su pintura Frieda y Diego Rivera (1931) muestran no solo su nuevo atuendo sino también su nuevo interés en el arte popular mexicano. Los temas son más planos y más abstractos que los de su trabajo anterior. El imponente Rivera se encuentra a la izquierda, sosteniendo una paleta y pinceles, los objetos de su profesión. Aparece como un artista importante, mientras que Kahlo, que es menuda y recatada a su lado, con su mano en la suya y con la piel más oscura que en su obra anterior, transmite el papel que ella suponía que quería: una esposa mexicana tradicional.

Kahlo pintó ese trabajo mientras viajaba por los Estados Unidos (1930-1933) con Rivera, quien había recibido encargos de murales en varias ciudades. Durante este tiempo, ella tuvo dos embarazos difíciles que terminaron prematuramente. Después de sufrir un aborto espontáneo en Detroit y más tarde la muerte de su madre, Kahlo pintó algunas de sus obras más desgarradoras. En Hospital Henry Ford (1932) Kahlo se describió a sí misma con una hemorragia en una cama de hospital en medio de un paisaje estéril, y en My Birth (1932) pintó una escena bastante tabú de una mujer amortajada dando a luz.

Primeras exposiciones individuales

En 1933, Kahlo y Rivera regresaron a México, donde vivían en una casa de nueva construcción que comprendía espacios individuales separados unidos por un puente. La residencia se convirtió en un lugar de reunión para artistas y activistas políticos, y la pareja acogió a Leon Trotsky y André Breton, un destacado surrealista que defendió el trabajo de Kahlo. Breton escribió la introducción al folleto de su primera exposición individual, describiéndola como una autodidacta surrealista. La exposición se celebró en la Galería Julien Levy en Nueva York en 1938, y fue un gran éxito. Al año siguiente, Kahlo viajó a París para mostrar su trabajo. Allí conoció a más surrealistas, incluyendo Marcel Duchamp, el único miembro que según los informes respetó. El Louvre también adquirió una de sus obras, The Frame (alrededor de 1938), convirtiendo a Kahlo en el primer artista mexicano del siglo XX en ser incluido en la colección del museo.

Trabajos posteriores

A mediados de la década de 1930, numerosos asuntos extramaritales -especialmente Rivera con la hermana menor de Kahlo y Frida con Leon Trotsky, el escultor Isamu Noguchi y el fotógrafo Nickolas Muray- habían socavado su matrimonio, y los dos se divorciaron en 1939. El mismo año Kahlo pintó algunos de sus obras más famosas, incluyendo The Two Fridas. El lienzo inusualmente grande (5.69 × 5.68 pies [1.74 × 1.73 metros]) muestra figuras gemelas tomadas de la mano, cada una representando un lado opuesto de Kahlo. La figura de la izquierda, vestida con un vestido de novia de estilo europeo, es el lado que Rivera supuestamente rechazó, y la figura de la derecha, vestida con atuendo de Tehuana, es el lado que Rivera amaba más. Su corazón lleno está en exhibición, y desde allí una arteria lleva a un retrato en miniatura de Rivera que ella sostiene en la mano. Otra arteria se conecta con el corazón del otro Kahlo, que está completamente expuesto y revela la anatomía interna. La Kahlo europea corta el extremo de la arteria con un par de tijeras quirúrgicas, lo que hace que la sangre gotee sobre su vestido blanco.

Kahlo se reconcilió con Rivera en 1940, y la pareja se mudó a la casa de su infancia, La Casa Azul («La Casa Azul»), en Coyoacán. En 1943 fue nombrada profesora de pintura en La Esmeralda, la Escuela de Bellas Artes del Ministerio de Educación. Nunca completamente bien, Kahlo comenzó a declinar más en la salud, y con frecuencia recurrió al alcohol y las drogas para aliviarse. No obstante, ella continuó siendo productiva durante la década de 1940. Pintó numerosos autorretratos con diferentes peinados, vestimenta e iconografía, siempre mostrándose con una mirada impasible y firme, por la que se hizo famosa. Kahlo se sometió a varias cirugías a fines de los años 1940 y principios de los 50, a menudo con estadías prolongadas en el hospital. Hacia el final de su vida, ella requirió asistencia para caminar. Ella aparece enAutorretrato con Retrato del Dr. Farill (1951) sentado en una silla de ruedas. Su mala salud hizo que asistiera a su primera exposición individual en México en 1953 acostada en una cama. Murió en La Casa Azul un año después, la causa oficial documentada como una embolia pulmonar .

Museo Frida Kahlo y Reputación póstuma

Después de la muerte de Kahlo, Diego Rivera hizo rediseñar a La Casa Azul como un museo dedicado a su vida. El Museo Frida Kahlo abrió sus puertas al público en 1958, un año después de la muerte de Rivera. El Diario de Frida Kahlo , que abarca de los años 1944 a 1954, y Las cartas de Frida Kahlo fueron publicados en 1995. Aunque Kahlo había logrado éxito como artista en su vida, su reputación póstuma creció constantemente desde la década de 1970 y alcanzó lo que algunos críticos llamaron «Fridamania» en el siglo XXI. Ella es quizás uno de los artistas más conocidos del siglo XX. Las partes dramáticas de su vida -la lesión debilitante del accidente del autobús, el matrimonio turbulento, los amoríos sensacionales y el consumo excesivo de alcohol y drogas- inspiraron muchos libros y películas en las décadas posteriores a su muerte.

Frases célebres de Frida Kahlo

“Cada (tic-tac) es un segundo de la vida que pasa, huye, y no se repite. Y hay en ella tanta intensidad, tanto interés, que el problema es sólo saberla vivir. Que cada uno resuelva como pueda”.

“Si yo pudiera darte una cosa en la vida, me gustaría darte la capacidad de verte a ti mismo a través de mis ojos. Sólo entonces te darás cuenta de lo especial que eres para mí”.

“Hay algunos que nacen con estrella y otros estrellados, y aunque tú no lo quieras creer, yo soy de las estrelladísimas…”

“México está como siempre, desorganizado y dado al diablo, sólo le queda la inmensa belleza de la tierra y de los indios”.

«Donde no puedas amar, no te demores».

“¿Se pueden inventar verbos? Quiero decirte uno: Yo te cielo, así mis alas se extienden enormes para amarte sin medida”.

“Quise ahogar mis penas en licor, pero las condenadas aprendieron a nadar”.

“Aunque haya dicho “te quiero” a muchos y haya tenido citas y besado a otros, en el fondo sólo te he amado a ti…”

“Y tú bien sabes que el atractivo sexual en las mujeres se acaba voladamente, y después no les queda más lo que tengan en su cabezota para poderse defender en esta cochina vida del carajo”.

“Como siempre, cuando me alejo de ti, me llevo en las entrañas tu mundo y tu vida, y de eso es de lo que no puedo recuperarme”.

“Quizá esperen oír de mí lamentos de ‘lo mucho que se sufre’ viviendo con un hombre como Diego. Pero yo no creo que las márgenes de un río sufran por dejarlo correr”.

“Doctor si me deja tomar este tequila le prometo no beber en mi funeral”.

“Siento que desde nuestro lugar de origen hemos estado juntos, que somos de la misma materia, de las mismas ondas, que llevamos dentro el mismo sentido”.

“Lo único de bueno que tengo es que ya voy empezando a acostumbrarme a sufrir…”

“¡Quién diría que las manchas viven y ayudan a vivir? Tinta, sangre, olor… ¿Qué haría yo sin lo absurdo y lo fugaz?”

“Jamás en toda la vida, olvidaré tu presencia. Me acogiste destrozada y me devolviste íntegra, entera”.

“Pinto autorretratos porque estoy mucho tiempo sola. Me pinto a mí misma, porque soy a quien mejor conozco”.

“Siento que te quise siempre, desde que naciste, y antes, cuando te concibieron. Y a veces siento que me naciste a mí”.

“Árbol de la esperanza, mantente firme”.

“El dolor no es parte de la vida, se puede convertir en la vida misma”.

“¡Viva la vida!”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.